dimarts, 10 de gener de 2017

Historia FCB | LA FINAL DE LAS BOTELLAS

La final de la Copa del Generalísimo de 1968 (lo que viene a ser ahora la Copa de S.M. El Rey) se disputó en el estadio Santiago Bernabéu el 11 de julio de aquel mismo año. Se enfrentaban los dos clásicos de nuestro fútbol por excelencia: Real Madrid y FC Barcelona.


Aquella final no pasará a la historia por su excelente fútbol, ni por sus goles, sino que pasará a la historia por los hechos lamentables que comenzaron a suceder en los últimos minutos del encuentro y que hizo que esta final sea para siempre recordada como la FINAL DE LAS BOTELLAS.

El Barça, dirigido por Salvador Artigas, saltó al terreno de juego con Sadurní, Torres, Gallego, Eladio, Zabalza, Fusté, Rifé, Zaldúa, Mendoça, Pereda y Rexach. 

Por su parte, el Real Madrid, cuyo técnico era el mítico Miguel Muñoz, formó con Betancort, Miera, Zunzunegui, Sanchís, Pirri, Zoco, Serena, Amancio, Grosso, José Luis y Miguel Pérez.

El Madrid era claro favorito, teniendo en cuenta la ventaja que suponía jugar el partido decisivo de esta competición ante su público. Además, el Real Madrid buscaba hacer el doblete esa temporada, tras lograr el campeonato de Liga de ese curso futbolístico.

A pesar de esto, los blaugranas salieron muy mentalizados al terreno de juego y supieron sobreponerse a este hecho. A los seis minutos de juego llegó el primer y único gol del encuentro tras un centro de Rifé que Zunzuregui introdujo en su propia meta. De ahí en adelante, el Barça, metidito atrás, supo controlar el encuentro y aguantar los ataques blancos.

Pero los problemas comenzaron desde la grada. El público madridista estuvo muy predispuesto contra el árbitro, el mallorquín Rigo, que había arbitrado los dos choques de semifinales entre Barça y Atlético de Madrid, y había sido acusado de parcialidad a favor del Barça en ambos partidos. La crispación del público madridista estalló en una jugada entre el defensa culé Eladio y Serena, extremo madridista, que fue reclamada como penalti desde la grada. Comenzaron a caer desde el graderío innumerables botellas de cristal (algunas incluso rotas) desde ese instante hasta el final del encuentro, una vez el Barça coronado como campeón. 

El Barça salió indemne de esta historia, levantando la copa de campeón abollada por los golpes con el orgullo de haber conseguido un nuevo título de Copa y en zona enemiga. Y éste fue el motivo por lo que en los estadios de fútbol desde este instante en adelante se prohibiera que se introdujeran a los estadios botellas de cristal.

Pero hubo otra anécdota en aquella histórica final. No menos sorprendente y/o lamentable que la anterior. En el palco de autoridades del estadio se encontraba Santiago Bernabéu, Franco, el presidente del Barça, Samaranch y algunos ministros con sus respectivas mujeres. La mujer del Ministro de Gobernación, Camilo Alonso Vega,  se dirigió a Narcís de Carreras, presidente blaugrana, diciéndole: "Le felicito porque... Barcelona también es España, ¿no?". La respuesta del presidente fue un excueto "Senyora, no fotem!"

Este Barça 1 Madrid 0, quedó para el recuerdo como la final de las botellas y es uno  de los hitos importantes en los conflictos entre el Madrid y el Barça.

DAVID RODRÍGUEZ
-PARA SABER DE FÚTBOL, vol. 1-

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada